Que es el Didymo

La diatomea Didymosphenia geminata (Lyngbye) Schmidt ("Didymo") es un alga unicelular con una importante capacidad para impactar los ecosistemas acuáticos en donde se introduce, además es sumamente invasiva y en los últimas dos décadas ha tenido una alta expansión a nivel mundial.

El Didymo o “Moco de roca”, es una especie capaz de producir grandes floraciones algales o "blooms" que cubren, con un espesor a veces superior a 20 cm, hasta el 100% de los sustratos de los ambientes acuáticos, provocando severas alteraciones fisicoquímicas y biológicas en los mismos con efectos negativos en la estructura y funcionamiento de los ecosistemas fluviales, deterioro del paisaje y de las actividades productivas en las cuencas afectadas, impactando las actividades turísticas, especialmente la pesca deportiva.

 

 

El Didymo, microalga de agua dulce es originario de la región templada fría del Hemisferio Norte y es considerada una especie invasiva de difícil erradicación. Su presencia tiene importantes efectos negativos sobre la estructura y funcionamiento de los ecosistemas acuáticos dulceacuícolas, con una gran capacidad para impactarlos. Es así como su presencia masiva produce disminución en la concentración de oxigeno disponible y alteración de hábitat existente, afectando la biodiversidad, en especial la biota nativa y las poblaciones de macroinvertebrados bentónicos y peces; lo anterior afecta directamente las actividades económicas y turísticas de la zona.

Actualmente se sabe que D. geminata puede prosperar en una amplia variedad de condiciones fisicoquímicas en ríos y lagos, por lo que logra ampliar su área de propagación rápidamente; gran parte de esta propagación es causada por el hombre, principalmente mediante equipos de pesca y embarcaciones deportivas. A pesar de reportarse múltiples floraciones masivas en muchos de los sitios invadidos, existe poca investigación científica de estos fenómenos y de las consecuencias ambientales de los mismos. El carácter invasor de D. geminata y su tolerancia a múltiples condiciones ambientales hacen que una vez introducida en una región amplíe constantemente su área de distribución geográfica, dentro y hacia otras cuencas, si no se toman las medidas necesarias para evitar su dispersión.

El descubrimiento de esta especie en nuestro país ha puesto de manifiesto su gran capacidad de colonización y confirma que las aguas de Patagonia son ambientes favorables para que D. geminata prospere y genere blooms. Estudios realizados en los años 2010, 2011 y 2012 han registrado una distribución de esta alga exótica en diversas cuencas que actualmente son consideradas plaga y por tanto cuentan con un Plan de Vigilancia por parte de SERNAPESCA. Estas son las cuencas de los ríos Puelo, Yelcho y Palena en la Región de Los Lagos, y las cuencas de los ríos Aysén y Baker en la XI Región de Aysén. En últimas prospecciones continúan aumentando los ríos con deteccion de Didymo, lo que indica que se ha dispersado y se encuentra en expansión, como por ejemplo hacia la cuenca de los ríos Bío Bío y Cisnes.

Esta situación amerita la importancia de acordar y coordinar medidas y acciones para evitar la dispersión de esta microalga hacia otras cuencas y así proteger la salud de los ecosistemas acuáticos para la conservación de los servicios ecosistémicos del país. 

Efectos ambientales adversos

El desarrollo de didymo es inofensivo para el hombre. No obstante, su propagación afecta notoriamente los ecosistemas continentales, reduciendo la salud de éstos al disminuir la disponibilidad de oxígeno, alterar el pH y la concentración de nutrientes en el agua, con la consecuente baja en la biodiversidad que finalmente afectará a la trama trófica. Estas consecuencias negativas para la sustentabilidad de la cuenca, repercuten en las actividades turísticas, de pesca y acuicultura, entre otros, y por tanto en la economía y la calidad de vida de los habitantes.

Cuando esta alga se multiplica vegetativamente (la célula se divide), también hay mayor producción de tallos que con el tiempo forman una masa densa de ramificaciones que se denomina didymo. Estos tallos pueden adherirse a las rocas, las plantas, o cualquier otro sustrato sumergido, los que son además resistente a la degradación fúngica y bacteriana. Los tallos forman una trampa para los sedimentos finos, dentro de su densa matriz, cambiando así la naturaleza del flujo sobre los sustratos (Reid y Torres, 2013). Este recubrimiento de los sustratos interfiere con las algas y los invertebrados locales, modificando la composición de la comunidad bentónica y las poblaciones de peces que de ellos se alimentan. La abundancia y diversidad de macroinvertebrados bentónicos se ven afectados de dos maneras: a) Mediante interacciones tróficas: porque utilizan de D. geminata como fuente de alimento lo que hace que algunas especies prosperen y los que no pueden alimentarse de estas algas disminuyen su abundancia o desaparecen, y b) Mediante interacciones del hábitat: las especies que requieren sustratos limpios son afectadas negativamente (Larned et al., 2006).

Se sabe que durante el invierno, células individuales se adhieren al sustrato y en primavera se produce duplicación celular y los pedicelos extracelulares comienzan a desarrollarse (Ellwood y col. 2007). Las colonias jóvenes dan un aspecto granuloso a la roca y sólo cuando las condiciones son óptimas se desarrollan las proyecciones mucilaginosas o tallos (Biosecurity New Zealand, 2006). Esta condición impide el crecimiento de otras algas que utilizan el sustrato como medio de fijación, lo que repercutiría en las tramas tróficas de los sistemas invadidos (Whitton y col., 2009, Reid et al. 2010 Informe CIEN).

Los peces que habitan el bentos, y consumen mayoritariamente invertebrados bentónicos, son los más afectados (Larned et al., 2006). En Patagonia, las especies de peces que viven en los intersticios del sustrato bentónico, como el bagre de torrente (Hatcheria macraei) y el bagre otuno (Diplomystes viedmensis), podrían ser las más afectadas. No obstante, las demás especies de peces nativos (ej. galaxidos, percictidos, etc.) y exóticos (salmónidos), se refugian en los sustratos en sus primeros estadios de vida (ej. los salmónidos desovan sobre los fondos y tapan sus huevos con grava) y consumen mayoritariamente presas bentónicas, por lo tanto podrían ser también muy afectadas al ocurrir grandes proliferaciones aunque estas especies posean alta tolerancia ecológica para una amplia gama de variables físicas y químicas (Kawecka y Sanecki 2003, Kilroy 2004). Durante los fenómenos didymo en ríos, la concentración de materia orgánica y clorofila exceden los umbrales que determinan condiciones saludables de los sistemas (Kilroy et al. 2005).

Especie Invasora de rápida expansión

 Esta alga posee un alto poder de propagación, y por lo tanto, una elevada capacidad invasiva en cortos periodos de tiempo, convirtiéndose rápidamente en plaga. Una importante expansión del área de distribución, con aparición repetida de Bloom, se ha registrado en América del Norte durante los últimos años (Bahls 2004, Sherbot y Bothwell 1993, Bothwell et al. 2005). La distribución original de esta especie corresponde a aguas continentales de la región templada fría, boreal y alpina, del Hemisferio Norte, incluyendo ríos de Europa, Asia y América del Norte. Esta diatomea era común en Escocia, Suecia, Finlandia y en la región de Kanchou en China. En los últimos años, se ha registrado su presencia como especie invasora de alto impacto, en distintos cuerpos de agua del Hemisferio Sur, partiendo por Nueva Zelanda. En el 2004 se registró por primera vez la presencia de D. geminata en la porción inferior del río Waiau, en la Isla Sur de Nueva Zelanda (Kilroy 2004). A pesar de una activa política de contención, en 18 meses D. geminata se propagó a 12 ríos de la Isla del Sur y formó grandes floraciones en varios sitios en los años posteriores. El caso de Nueva Zelanda demuestra que D. geminata es una especie fuertemente invasora, de rápida expansión, con dramáticas implicancias ecológicas, económicas, sociales y estéticas (Kilroy et al.2005a, 2005b, 2005c, 2006, Campbell 2005, Branson 2006). Los estudios recientes han confirmado su proliferación en Sudamérica, particularmente en los ecosistemas fluviales del sur de nuestro país.

Adaptación en amplia variedad de condiciones fisicoquímicas

Didymo prospera con facilidad en una amplia variedad de condiciones físicas y químicas en ríos y lagos. Debido a esto los países afectados no han logrado erradicarla, por lo que han dirigido sus esfuerzos a limitar su dispersión. El factor humano ha sido la principal causa de propagación en los cuerpos de agua. Los ríos en el hemisferio sur están especialmente en riesgo de nuevas introducciones y dispersiones dentro de las áreas ya afectadas, en particular distintas cuencas de Australia, Argentina, Chile y Perú.

En lugar de estar restringida a temperaturas frías, actualmente está presente en las aguas entre 4 y 27 ° C. También posee poblaciones en aguas cuyos pH son iguales o superiores a 7, incluso se la ha encontrado en aguas de pH superior a 9. Prospera en una amplia gama de condiciones hidráulicas (Kilroy et al. 2005), densas capas de algas son capaces de crecer en aguas lentas y poco profundas, así como en las de mayor profundidad y velocidad. En algunos ríos se ha observado los mayores crecimientos en velocidades de agua de aproximadamente 0,5 m/s. Con flujo estable la biomasa de D. geminata tiende a aumentar, mientras que cuando se producen los aumentos de caudal que movilizan el sustrato se ha observado que su biomasa disminuye (Larned et al. 2006, Sastre et al. 2013). El eutrofizado río Tisa, en Serbia, se han registrado florecimientos de D. geminata durante la mayor parte del año (Subakov-Simic y Cvijan 2004). Este río, con alta concentración de amonio y metales, alcanza temperaturas superiores a 20 °C, así se demostró también que esta especie es capaz de prosperar en altas temperaturas y en lugares contaminados. La reciente aparición de didymo en el Río Futaleufú, aguas abajo de la represa Amutui Quimei, mostraría que un patrón asociado además a flujos regulados también se repite en aguas patagónicas.

Factores que incrementan su rango de distribución.

Didymo posee gran capacidad para sobrevivir fuera del medio acuático. Los estudios indican que las células de D. geminata son capaces de sobrevivir y seguir siendo viables, durante por lo menos 40 días fuera del agua, cuando se las mantiene en condiciones de baja exposición solar y en ambientes frescos y húmedos (Kilroy 2005). Los equipos de pesca deportiva, principalmente las botas de vadeo con suelas de fieltro y los porosos waders de neoprene, proporcionan un lugar donde células potencialmente sobreviven (Kilroy et al., 2006).

Gran parte de la propagación de D. geminata es causada por el hombre, principalmente mediante equipos de pesca y embarcaciones deportivas. A pesar de reportarse múltiples floraciones masivas en muchos de los sitios invadidos, existe poca investigación científica de estos procesos. El carácter invasor de D. geminata y su tolerancia a múltiples condiciones ambientales hacen que una vez introducida en una región amplíe constantemente su área de distribución geográfica, dentro y hacia otras cuencas, si no se toman las medidas necesarias para evitar su dispersión.

Impactos Económicos.

D. geminata cuando prolifera (didymo) produce un impacto en los canales de transporte de agua para la generación de energía hidroeléctrica, la agricultura y el consumo humano, que se ven severamente afectados y deben ser constantemente limpiados para evitar su colmatación. Las comunidades que dependen del turismo, tanto recreativo como asociado a la pesca deportiva, para sustentar su economía, dependen de los recursos naturales que representan uno de sus grandes activos. Estas pueden ser las más vulnerables a los daños causados por la propagación de esta especie y sus floraciones, no solo por el deterioro estético sino por la merma de la calidad de pesca. Por ejemplo, después de la aparición de D. geminata en Nueva Zelanda, en octubre de 2004, se estimaron pérdidas económicas, por múltiples conceptos, que se estimaron en el rango de 57 a 300 millones de dólares para un período de ocho años (Branson 2006).

Wednesday the 23rd.
Free Joomla 2.5 templates by New Poker Reviews